Un bebé es una gran responsabilidad

Hola a todos mis queridos lectores de este blog, aunque normalmente (y sigo haciéndolo) animo a las mujeres y a sus parejas a ser padres, esta vez toca una charla sobre las responsabilidades, sí, tener un bebé no es algo que se piense a la ligera ni tampoco es algo de lo que te puedes arrepentir y echar atrás.

Quedar embarazada, y además a propósito significa que lo tienes muy claro, o deberías.

¿Quieres quedar embarazada o no quieres?

La pregunta que te tienes que hacer es ¿Realmente quiero quedarme encinta ahora? ¿Es el momento y la situación adecuados para tener un bebé? ¿Tengo la suficiente estabilidad tanto económica como familiar para criar a un bebé y hacerlo de la mejor manera posible?

Alomejor es sólo que estás entusiasmada con la idea de tener un precioso bebé y disfrutar junto a él cada día porque una amiga o conocida acaba de ser madre.

O puede que realmente quieras ser madre pero en estos momentos tu pareja y tú no disponéis de un trabajo estable que pueda permitiros traer a una nueva criatura al mundo.

Todo esto lo tenéis que pensar muy detenidamente y llegar a una conclusión por vuestra cuenta y riesgo.

Si realmente estás dispuesta a tenerlo, adelante. Aquí siempre encontrarás apoyo y buenos consejos para ti y tu bebé en tus momentos más difíciles.

Pero si crees que ahora mismo no es el momento, espera. No pasa nada porque esperes 6 meses, un año o incluso dos.

Tranquila, tu fertilidad no se va a acabar de la noche a la mañana

Si el tiempo es un factor que te impulsa a decidirte, incluso cuando sientes que no es el momento o la situación adecuada, ¡Quítate esa idea de la cabeza!

El tiempo no va a castigarte si haces las cosas bien.

Las cosas bien consisten en tener una buena salud, una buena alimentación y una mente positiva.

No te sacrifiques demasiado, no te martirices porque “nunca es el momento” o “nunca tenéis suficiente dinero para embarcaros en esta aventura de la vida” o “Se me va a pasar el arroz”

Escucharás frases como esta completamente: “¡Rápido que se te va a pasar el arroz!” Por dios, que vulgar…

Realmente eso del “arroz” no se pasa hasta muy avanzados los cincuenta, bastante avanzados.

Que no te metan prisa, de verdad, piénsalo bien antes de quedarte preñada.

Cuando sea el momento correcto lo vas a saber y tu pareja va a sentirlo también

¿Y si el momento es ahora? ¡Pues adelante! ¡Vamos allá!

Yo solo quiero decir que es muy importante estar segura de esta decisión, porque si no lo estás puede que tu vida tome una dirección equivocada para tí.

Sé que ahora no piensas en las cosas malas que pueden suceder, pero quedar en paro, por ejemplo, si no tienes unos abuelos con los que contar, es muy perjudicial para tí y para tu hijo.

Tampoco se trata de abusar de los abuelos, pero siempre que estén ahí para ayudar serán los primeros en los que confiemos, y ellos serán los que mas disfruten estando junto a tu bebé, créeme.

También podría ocurrir que rompes con tu pareja, incluso antes de dar a luz. Intento no dramatizar, pero quiero que te des cuenta de todo lo que puede pasar.

Un bebé es para siempre aunque las cosas cambien

Por último quiero decir que han habido y habrán casos en los que parejas han tenido el bebé en el momento adecuado, pero incluso así, y, por cosas del destino, las cosas no han salido bien paradas.

Muchas de ellas se divorcian con los años, por causas ajenas al crío; otras han vivido momentos de precariedad, también causadas por fuerzas que se escapan de tu control.

Cuando todo esto pase (no tiene por qué pasar) tienes que respirar tranquila y seguir con tu vida, con tu bebé o con tu niñ@ y no rendirte jamás.

Las madres somos como un gran escudo protector para nuestros hijos, y todo lo que hacemos y sentimos se ve reflejados en ellos. Nuestros niños pueden percibir muy fácilmente como nos sentimos y esto influye mucho en sus estados de ánimo.

En resumen, tus hijos van a ser un reflejo de lo que tú seas, sobretodo cuando son pequeños (hasta los 13-14 años).

También la figura del padre es un pilar muy importante para ellos (hablaremos mas adelantes de las parejas gays en cuyo caso esto es algo diferente)

Para ir terminando, te deseo lo mejor y te vuelvo a decir una vez mas: ¡Piénsalo bien, y si es que sí, adelante!

También tengo para ti:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*