Saltar al contenido

Primeros síntomas del embarazo

Por suerte o por desgracia, la vida no cuenta con manual de instrucciones. Por muy amante que seas de las sorpresas, tanto a ti como a mí nos llegan momentos y situaciones en la vida en que desearíamos con todas nuestras fuerzas haber sido avisadas con antelación o simplemente conocer de antemano cuáles serán las consecuencias de nuestros actos.

conocer-los-sintomas-del-embarazo


Embarazo y sorpresa son palabras que suelen ir de la mano. Salvo las parejas que están buscando un bebé con ahínco y que se hacen pruebas de manera constante, el resto solemos descubrirlo a través de pequeños cambios, ciertas modificaciones que se presentan en nuestra vida sin avisar y que, para las mamás primerizas, suponen un descubrimiento total. Pero ¿Cuáles son los primeros síntomas del embarazo?

¿Cómo son los síntomas del embarazo?

De entrada hay que subrayar que estos primeros síntomas o pistas de estar embarazada no son siempre los mismos para todas las mujeres. Cada mujer es diferente y, por tanto, la presencia o aparición de los síntomas de estar en cinta puede variar desde ser sufrida o no, hasta reconocer la presencia del mismo síntoma pero con diferente grado de afectación.

Otra de las cuestiones clave en el reconocimiento de la situación radica en que los primeros síntomas del embarazo suelen ser bastante similares a los síntomas que la mujer experimenta con la menstruación. Como podréis imaginar, detectar la diferencia entre ambas situaciones puede ser complicado, y más aún si hablamos de un primer embarazo.

 

Pero en cualquier caso, el conocimiento es poder y nunca estará de más conocer las pistas que el cuerpo puede dar cuando ha comenzado a gestar un bebé. Así que vamos a pasar a enumerar y explicar cuáles pueden ser los síntomas del embarazo que tu cuerpo experimente si ha llegado la hora.

Síntomas del embarazo

El primer síntoma que se suele señalar es el sangrado. Normalmente es uno de los más fácilmente detectables, pues todos hemos oído eso de que la sangre es muy escandalosa. Durante el proceso de concepción, el cigoto se instala en las paredes del útero, de forma que ese suceso puede conllevar la producción de una ligera hemorragia y provocar algún dolor.




Si la mujer detecta alguna pequeña mancha de sangre en la ropa interior, esto podría darle una pista sobre el posible embarazo. Evidentemente este sangrado eventual es mínimo, y no debe ser en ningún caso confundible con la propia menstruación. De hecho, si se detecta un sangrado fuera de lo normal y fuera del período de menstruación, es muy recomendable visitar a un especialista.

El embarazo también provoca rápidamente cambios en los senos. Esto se debe a que el nivel de producción de hormonas cambia drásticamente, y una de las zonas más afectadas será el área de los pechos. Si la mujer percibe que sus senos han aumentado notablemente su volumen, están doloridos o sufre un picor anómalo, podríamos estar hablando del inicio de un embarazo.

El último gran síntoma temprano de embarazo son las náuseas y fatiga que suelen experimentar las mujeres. La fatiga viene causada por el cambio en la producción de hormonas, siendo la principal responsable la progesterona y los cambios que suele provocar en los niveles de azúcar en sangre, por ejemplo.

sangrado-de-embarazo


Las náuseas tan famosas del embarazo también tienen su origen en los cambios hormonales y físicos del cuerpo, aunque su efecto o consecuencias no está tan finamente determinado. Basta con comprobar que cada mujer suele experimentar las náuseas con mayor presencia en un momento diferente del día o rechaza un tipo de alimento concreto que ya no puede ni oler a 5 metros.

La menstruación y el embarazo

Más de uno y más de una estaréis pensando en la menstruación, pues su ausencia es uno de los síntomas tradicionalmente más comentados como señal de estar embarazada. Lo que pasa es que estas cosas no funcionan siempre como en las películas, es decir, que un retraso o ausencia del período frecuentemente no está relacionado con un embarazo en marcha.

La rápida ganancia o pérdida de peso, problemas hormonales, la fatiga o el estrés pueden ser las causas que estén detrás de la ausencia de la menstruación o incluso de un sangrado anormal. Es por ello por lo que, aunque la menstruación puede ser considerada un síntoma de embarazo, no suele encontrarse entre los primeros a detectar o los más fiables.

Flujo durante el embarazo

Conocidos los cambios principales que pueden ayudarte a detectar si el embarazo ha comenzado, ahora voy a pasar a hablarte de la leucorrea, un elemento que jugará un papel importante en todo el proceso de desarrollo del embarazo. Se conoce como leucorrea al flujo vaginal que se genera durante el embarazo y su control es muy importante, puesto que puede ser un claro indicador de la buena marcha del proceso.

Cuando la leucorrea es normal, es de color blanquecino o levemente amarillento, no desprende olor y su textura es viscosa. Aunque de primeras pueda parecer algo molesto e incluso sucio, lo cierto es que este flujo cumple la misión de asegurar la limpieza vaginal y evitar el paso de bacterias hacia el útero. De ahí que sea tan importante observar su evolución.



Si por el contrario, la leucorrea es anormal, la mujer debería detectar cambios en el color o el olor descritos. Aunque no se puedan notar o percibir a simple vista, un cambio en la leucorrea implica problemas relacionados con el útero, ya sea una inflamación o una infección, y será importante ponerse en manos de un especialista para tratar la anomalía cuanto antes.

La importancia de la leucorrea puede llegar al punto de servir como una especie de aviso pre parto. Cuentan los especialistas que este flujo cambia de textura y color en los momentos previos a dar a luz (con la expulsión del moco cervical), por lo que podría servir como ayuda y un claro indicador para tener nuestro embarazo bajo control.

Tips para detectar el embarazo

Hasta ahora hemos abordado los síntomas del embarazo más importantes o destacables, aquellos que suelen estar íntimamente más ligados al proceso de quedar en cinta y que también suelen presentarse en un mayor número de mujeres. Existen otros factores como los cambios de humor que, siendo más subjetivos, también pueden jugar un papel importante a la hora de la detección.

consejos-para-detectar-un-embarazo


Los dolores de cabeza, dolores de espalda o la alta frecuencia a la hora de ir al baño también podrían presentarse como señales de estar embarazada, aunque ciertamente hablamos de cambios que se presentan de manera más frecuente, y frecuentemente aparecen por otras causas no relacionadas con el embarazo.

Pero como ya habréis podido comprobar, la clave para detectar que vas a ser mamá es ser capaz de detectar los cambios que se han comenzado a producir en tu cuerpo. Habrá quien sea más perspicaz y detecte las diferencias a las primeras de cambio, y habrá quien tarde un poco más.

Sea como fuere, lo recomendable es que una vez que las sospechas hayan aparecido visites al especialista. La prueba de embarazo más fiable es el test de embarazo y, por supuesto, nada mejor que ponerse en las manos de un especialista para afrontar con todas las garantías la gran etapa que tu cuerpo acaba de empezar a afrontar.

También tengo para ti: