La ovulación y el embarazo

ciclo-menstrual-ovulacion

Si estás intentando quedar embarazada o si quieres conocer más a fondo el funcionamiento de tu sistema reproductor, es probable que aparezcan cuestiones relacionadas con la ovulación. ¿Qué significa ovulación? o ¿Qué papel juega dentro del proceso de embarazo? son dos de las preguntas que más frecuentemente nos ponemos las mujeres, pero ¿conocemos la respuesta?



No sé si será debido a esta sociedad en la que nos ha tocado vivir, pero a veces suele costarnos eso de acudir al doctor a ponerle un par de cuestiones y sacarnos la duda de encima. Puede que sea por pudor o por el típico pensamiento de que ya deberíamos conocer la respuesta y no queremos quedar como tontas, pero finalmente esos miedos nos ganan y nos quedamos sin aclarar nuestras dudas.

¿Qué es la ovulación?

Pues bien, el proceso de ovulación se puede definir como el momento de liberación de la célula reproductora femenina, es decir, el óvulo. En cada ciclo menstrual, las hormonas reproductivas trabajan con el objetivo de estimular los ovarios y entran en acción los oocitos, células germinales de lo que más adelante terminará siendo el óvulo en sí.

ciclo-oocitos

Aunque son varios oocitos los que comienzan su desarrollo en el momento de iniciarse el ciclo, lo habitual es que sólo un óvulo termine el proceso de convertirse en óvulo y llegue a ser liberado. Si se diera el caso de que varios óvulos cumplen el proceso y son liberados al mismo tiempo, pues estaríamos hablando de la posibilidad de una futura gestación de gemelos no idénticos.

Es también curioso conocer que la mayoría de óvulos con los que contamos las mujeres nunca llegarán a desarrollarse. Y es que aunque cuando comienza la pubertad los ovarios albergan aproximadamente 300.000, las estadísticas indican que normalmente una mujer sólo desarrolla en torno a 300 óvulos a lo largo de su vida.

El proceso de la ovulación

Una vez familiarizadas con qué es la ovulación, la siguiente pregunta que suele aparecer en la lista es ¿Cuándo tiene lugar? Quienes estén familiarizadas con la materia es posible que hayan escuchado que la ovulación ocurre en el día 14 del ciclo menstrual, pero eso no es del todo cierto. Es aquí donde hay que tener en cuenta esa frase de que cada persona es un mundo, y funciona con sus propias reglas.

Por norma general la ovulación ocurre entre los días 11 y 21 de cada ciclo menstrual, por lo que es posible que más de una la experimente el día 14, pero sin lugar a dudas no todas las mujeres seguiremos ese patrón. Todo depende de la duración que tenga tu ciclo menstrual, y ni aún en los casos en que dura los típicos 28 días se puede asegurar que la ovulación vaya a tener lugar en el día 14.

ciclo-menstrual-ovulacion

Aunque muchas mujeres aseguran experimentar unos determinados síntomas identificados con su proceso de ovulación, aquí no podemos hablar de seguridad total. Y es que una de las características más conocidas de este proceso femenino es la incertidumbre de la que viene acompañado, ya no solo por su duración variable, sino porque cada fase conlleva una duración en cada cuerpo en el que se produce.



Entre esas señales que te pueden dar pistas para identificar el comienzo del proceso de ovulación podemos destacar algunas. Muchas mujeres señalan un aumento del deseo sexual, también se señala un incremento del moco cervical, se puede producir una ligera y suave apertura del cérvix y, finalmente, algunas mujeres pueden sentir cierto dolor causado por el inicio de la ovulación.

Debes tomar estos síntomas como una posible guía, ya que ni son comunes a todas las mujeres ni todas son capaces de detectarlos con la misma claridad. No obstante, quien es capaz de experimentarlos, también es capaz de detectar su presencia en sentido contrario, lo que permite distinguir también el final del proceso de ovulación.

Ovulación y embarazo

Llegados a este punto, es posible que ya imagines la importancia de conocer la ovulación o controlar su presencia para lograr quedar embarazada. Y es que para la mujer que tenga identificado este momento clave, le será más sencillo aumentar sus probabilidades de quedar embarazada rápidamente.

Para lograr este último punto será necesario también conocer el período de vida de los protagonistas de este proceso, que no son otros que los espermatozoides y los óvulos. Mientras que el semen cuenta con una capacidad de aguante que se extiende entre 3 y 5 días dentro del aparato reproductor femenino, la vida del óvulo únicamente alcanza las 24 horas de existencia.

A la vista de esto, lo más recomendable es que quienes estéis en busca de tener hijos practiquéis el coito desde al menos un par de días antes de que dé comienzo la ovulación y hasta el día después de haberse iniciado. Esto debería de aumentar al máximo las probabilidades de que el encuentro espermatozoide-óvulo se produzca.

Lograr quedar embarazada

Siguiendo las pautas anteriores, y siempre y cuando no existan otro tipo de problemas, quedar embarazada será cuestión de tiempo. Una vez que el esperma haya fecundado el óvulo, dará comienzo la concepción aunque, técnicamente hablando, en ese momento seguirá siendo incorrecto decir que estás embarazada.

Para considerar que el embarazo ha dado inicio se marca como momento clave el instante en el que el óvulo se implante en el endometrio. Dice la teoría que este momento tiene lugar entre 7 y 10 días después de que se haya producido la fecundación del óvulo, otro dato importante que podremos valorar para llevar las cuentas.



Y es que como ya habrás podido imaginar, si eres capaz de localizar los días en los que se produce tu ovulación y hacer algunas operaciones matemáticas, puedes llegar a imaginar si el embarazo ha llegado a producirse o no. La prueba final llegará de la mano de la ausencia de menstruación, ya que si el óvulo no ha sido fecundado lo expulsaremos de nuestro cuerpo unas 2 semanas después.

En cualquier caso, la prueba definitiva para estar seguras es realizar un test de embarazo. Lo verdaderamente importante de conocer el proceso de ovulación y su desarrollo es que puede terminar jugando un papel fundamental a la hora de lograr concebir un bebé.

Quedar embarazada rápido

Contar con la información anterior supondrá una ventaja para quienes busquen ser mamás de forma rápida, aunque para que ello surja efecto deberías contar con un ciclo de ovulación regular. También debes tener en cuenta que en temas de embarazo, demasiadas prisas no suelen suponer un buen augurio.

ovulacion-embarazo-rapido

Ya hemos hablado en alguna ocasión de la importancia de saber medir los tiempos y no dejar estresarse. Tampoco es bueno ponerse a mantener relaciones sexuales como locos, pues la calidad del semen puede disminuir y un número indiscriminado de intentos puede llevarnos a perder las cuentas y perder el control sobre lo que estamos haciendo.

La frustración es el último enemigo a tener en cuenta. Si llevas tiempo intentando quedarte embarazada sin éxito, nunca está de más acudir a un especialista y averiguar si estás ovulando y si todo lo relativo a ese proceso es correcto en nuestro cuerpo. Lograr tener un hijo tiene que ser una tarea que realicemos con ganas y con mimo desde el primer minuto.

También tengo para ti:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*