Saltar al contenido

¿Es posible relactar?

El rol de madre es el más hermoso que cualquier mujer puede asumir en su vida. Desde el momento que concibe a su bebé está expuesta a importantes cambios orgánicos y emocionales, uno de éstos es la preparación del pecho para alimentar a su hijo.


No es capricho que las madres obtengan permisos especiales en el ámbito laboral para poder tener a su hijo y ofrecerle los primeros cuidados de manera exclusiva, entre éstos, amamantar. Sin embargo, la dura rutina que embarga a la humanidad hoy en día, así como otros aspectos emocionales y de estrés a los que cualquier mujer se ve sometida en esta etapa, puede afectar al proceso de la lactancia y que el mismo se pueda llevar a cabo durante el tiempo requerido y sin interrupciones.

Según los especialistas, la lactancia es conveniente para un niño, mínimo hasta el primer año de edad, pero hay madres que no pueden cumplir con este período por diversas razones. No obstante, se preguntan si es posible retomar el proceso, tras haberlo suspendido.


La respuesta a este interrogante es que sí, así que es posible relactar, es decir, que una madre pueda volver a dar de su leche a su bebé, aunque haya pasado un tiempo sin hacerlo y que la producción de la misma haya mermado.

Definición de relactar

Tal como el nombre parece indicar, se trata de restablecer la producción de leche materna y volver a dar de mamar al bebé, si se ha interrumpido por cualquier circunstancia. Por otro lado, es importante dejar claro que este término se le atribuye a la madre genética del niño, quien se ha podido ver en la necesidad u obligación de tener que suspender el suministro de leche materna al bebé. 

En tal sentido, no se le atribuye a la inducción a la lactancia, concepto que hace referencia a la mujer que no ha estado embarazada y que pretende alimentar a un bebé. Éstas suelen ser madres adoptivas o de maternidad subrogada, quienes buscan un acercamiento emocional con el bebé, más que alimentarlo propiamente. Con la relactación es posible lograr alimentar al niño de forma exclusiva con leche materna. 

¿Cómo lograr relactar?

En teoría es posible, pero siempre va a depender del empeño que la madre ponga para lograrlo, por lo general, la primera leche se presenta entre el segundo y el sexto día de haber dado a luz. Para la Organización Mundial de la Salud, tener una adecuada producción de leche puede llegar a demorar una semana, pero no hay una fecha exacta para poder determinarlo con precisión. 

En el caso de la relactación, es posible conseguirlo si ha pasado un mes desde la última vez que se le dio pecho al bebé, pero indudablemente hay factores que pueden llegar a influir significativamente en el éxito de esta práctica, como pueden ser: 

  • El tiempo transcurrido desde que ha nacido del bebé.
  • El tiempo transcurrido desde la última toma de leche.
  • La cantidad de leche artificial que toma el pequeño.

Éstas son las claves y algunos consejos para lograr relactar: 

  • Debes retirar los biberones y tetinas. Si bien debes darle de comer al bebé con leche artificial, procura usar en sustitución una cuchara o jeringuilla. También será conveniente usar un suplementador.
  • Retira la leche de fórmula al momento que hayas comprobado que ya empezaste a producir leche de nuevo. 
  • Debes mantenerte en contacto estrecho con tu hijo piel con piel. Esto es vital hacerlo durante la mayor cantidad de tiempo posible. 
  • Hay que ofrecer el pecho al niño por lo menos cada dos horas para estimular la producción. 
  • Si quieres lograr la relactación, debes disponer de tiempo para dedicarte a la tarea y dejar un poco de lado otras ocupaciones del hogar o del trabajo. Por lo tanto, busca apoyo en tu pareja o familiares. 
  • Puedes acudir a la ayuda profesional, que podrá aclarar cualquier duda que tengas sobre el proceso.
  • Existen medicamentos indicados para ayudar a producir leche materna. Son remedios hormonales que simulan los síntomas del embarazo para activar la hormona de la prolactina, que es la responsable de que el proceso de lactancia se active en la madre.