Saltar al contenido

Quedar embarazada durante la lactancia

En más de una ocasión sucede que hablar de embarazo es sinónimo de desmentir leyendas urbanas. Probablemente esto se deba a que el hecho de ser madre tiene un carácter esencialmente humano o terrenal, y por ello la mayoría de veces tendemos más a hacer caso a los rumores y dichos populares de nuestras abuelas que a lo que pueda explicar la ciencia.

 

Sin embargo, ya estamos en pleno siglo XXI y eso es motivo más que suficiente para fiarse de los datos y las estadísticas. En contra de lo que muchos puedan pensar, quedar embarazada durante la lactancia es posible, y hasta diríamos que bastante probable si no se toman las precauciones debidas. Te explicamos el porqué de todo este asunto para que disipes todas tus dudas al respecto.

¿Es posible quedar embarazada mientras se está dando el pecho?

A la hora de abordar este tema, lo primero que se nos antoja necesario es aclarar cuál es exactamente el mito o creencia en torno a la posibilidad de quedar embarazada durante la lactancia. No son pocos quienes piensan que durante este período la madre estaría exenta de quedar en estado, motivo por el cual se podrían mantener relaciones sexuales sin ningún tipo de prevención ni protección.



Pues bien, esta creencia tan ampliamente difundida es en realidad falsa y la ciencia ha demostrado que, no solo es posible quedar en estado durante ese período concreto, sino que también es bastante probable si no se toman precauciones. Y es que si bien existen algunos casos en los que el riesgo de embarazo sería mínimo, no suponen ninguna tendencia o modelo suficiente como para tomarlo verdaderamente en cuenta.

Esos casos puntuales reciben la denominación de método MELA (Método de Amenorrea de la Lactancia), y cuando se presentan (únicamente en el 2% por ciento de las mamás), ofrecen unas posibilidades de en torno al 98% de no quedar embarazada para la mujer que aún se encuentra dando el pecho al recién nacido.

Embarazo mientras se está amamantando

En lo referente al resto de las mujeres, las probabilidades de quedar embarazada vuelven a situarse en los parámetros en los que se encuentran normalmente. Es cierto que la ovulación se puede retrasar en su vuelta a la normalidad desde un mes hasta un año después del parto, pero lo que está claro es que una vez vuelva a producirse, las posibilidades de quedar embarazada son las mismas de siempre.

quedar-embarazada-dando-el-pecho


Alguien podría pensar que, en ese caso, la menstruación podría ser empleada como señal de referencia para averiguar cuándo existe y cuándo no el riesgo de que se produzca el embarazo durante la lactancia, pero esto sólo constituiría un error de bulto. El período constituye únicamente un síntoma posterior de que la ovulación ha comenzado a producirse.

Las fechas y períodos no son exactas y varían en función de cada mujer, pero por norma general, sabemos que desde que la ovulación da comienzo hasta que llega el momento de producirse la menstruación, pasan entre 12 y 16 días. Con estos números en la mano, queda bastante claro que no podemos usar el período femenino como señal de fertilidad o infertilidad de la mujer que da el pecho.

Y si todas estas circunstancias influyen de cara a las posibilidades de evitar el embarazo mientras se está amamantando, también juegan el mismo papel relevante en el sentido opuesto. No es extraño el caso de una reciente mamá (o pareja) que decide apostar por criar una pareja de hermanos con la idea de que no exista una gran diferencia de edad entre ellos. Tampoco en este caso hablamos de una tarea sencilla.

¿Cómo quedar embarazada?

Cuando hemos mencionado que la menstruación y la ovulación pueden jugar papeles importantes en torno al embarazo en período de lactancia, también debemos saber que su relevancia se deja notar en ambos sentidos. Así que también es interesante reflexionar sobre las dificultades que se encontrarán a la hora de buscar un bebé en este período tan singular para la madre.

En más de una ocasión hemos hablado de la idoneidad de contar con un ciclo menstrual regular para tener éxito con el embarazo y las consecuencias de estos cambios sobre el cuerpo materno. Pues bien, si algo caracteriza al ciclo menstrual durante la fase de lactancia es la irregularidad.

Puede resultar frecuente que, si una madre busca un nuevo embarazo durante la fase de lactancia, la cosa se complique, fruto de que la ovulación suele presentarse de manera irregular. Los motivos que justifican esto no son otros que el sobreesfuerzo que se está realizando alimentando al nuevo bebé, dedicando una buena parte de energías a su cuidado y crecimiento.


De este modo, parece que la Madre Naturaleza intenta decirnos que no multipliquemos esfuerzos y nos organicemos para hacer una cosa después de otra. Aunque nuestro corazón a veces no entiende de razones, así que bastará con armarse de paciencia y seguir intentándolo para que la época de lactancia se convierta también en sinónimo de criar una pareja de hermanos.

Evitar el embarazo durante la lactancia

Llegados a este punto, podemos concluir que existen bastantes circunstancias que sitúan al periodo de lactancia como un momento especial y diferente para la mujer. El cuerpo cambia y los cuidados también se deben adaptar a él. Por ello, de cara a contar con métodos anticonceptivos, probablemente lo más adecuado sea confiar en las soluciones pensadas para el cuerpo masculino.

 

Si quieres estar segura de no quedar embarazada dando el pecho, deberás poner en juego métodos anticonceptivos a la hora de tus encuentros sexuales, y lo más recomendable es que echéis mano del preservativo masculino. Si lo piensas, es lo más lógico de cara a contar con la mayor seguridad posible.

Independientemente de la alta eficacia que ofrece el preservativo masculino, en este momento debemos tener en cuenta que el cuerpo femenino sufre modificaciones en el periodo de lactancia, por su parte el cuerpo masculino de la pareja no se ve afectado. Por todo esto, cuando queremos correr los mínimos riesgos y asegurarnos de evitar el embarazo, lo mejor será descansar la responsabilidad en el papá.

Tips de quedar embarazada

Y como en muchas ocasiones la vida nos sorprende y cambia nuestros planes, es posible que a pesar de todo lo que hagas o las precauciones que tomes, se dé la situación de quedar nuevamente embarazada durante el período de lactancia. Los síntomas y maneras de determinar esto serán los habituales, pero te damos unas pistas sobre pequeños cambios que te ayudarán a estar más alerta.

consejos-para-quedar-embarazada


Es conocido que algunas mujeres notan un cambio en la respuesta que sus niños dan a la lactancia materna una vez que se han quedado nuevamente embarazadas. La explicación de esto es que quedar en cinta puede provocar un cambio en el sabor o consistencia de la leche materna, por lo que estar atenta a la respuesta del bebé en estos momentos ofrecerá una pista interesante.

Por otro lado, quedar embarazada de nuevo en la fase de lactancia puede traducirse en un aumento del dolor experimentado al dar el pecho. Las molestias son un síntoma normal en las madres que dan el pecho, pero si su presencia va en aumento, podría deberse a que un nuevo embarazo se ha producido.

También tengo para ti: